Cómo superar un trauma gracias a las señales del cuerpo

Este post lo escribí escuchando “Salento” de René Aubry

Nuestro cuerpo alberga muchas más información de lo que podíamos imaginar. Saca a la luz incluso aquello de lo que ni siquiera somos conscientes de que nos sucede. Lo he descubierto al leer sobre la terapia sensoriomotriz, una herramienta psicológica que ayuda en el tratamiento de experiencias traumáticas, y lo hace atendiendo al cuerpo, a las sensaciones físicas que producen escenas abrumadoras como es el caso de abusos, accidentes o agresiones, entre otras. De hecho, hay estudios que revelan que los traumas normalmente se recuerdan más a nivel no verbal porque, ante estas situaciones, se produce una mayor activación del cuerpo y del sistema nervioso en vista de posibles nuevas amenazas.

En España, aunque poco a poco se va haciendo un hueco, es todavía una terapia aún no muy extendida porque, tal y como dijo la precursora de esta técnica en los años 80, Pat Ogden, en su libro El trauma y el cuerpo: un modelo sensoriomotriz de psicoterapia: “el cuerpo ha quedado excluido de la cura verbal”.
Desde Psicólogos en Madrid, la consulta de psicología especializada en el tratamiento psicológico de trastornos de personalidad, trastornos de alimentación, trauma y disociación, la definen como:

definicion

if_Account_like_2202249 Cómo reacciona el cuerpo

Cuando se presencia o vive una escena traumática se desencadenan reacciones sensoriomotrices, esto es, imágenes, sonidos, olores, sensaciones corporales, dolores, entumecimiento, tensiones, fatiga… Y junto a ellas respuestas innatas y de pura supervivencia como la agresión, el sometimiento, salir corriendo, la sumisión, bloquearse o llorar (que responden al área subcortical del cerebro) que lo que hacen es bloquear la capacidad de reaccionar o de tomar una decisión e inhiben el área del córtex pre frontal del cerebro. Es más, los profesionales en neurociencia dicen que a veces también se inhibe el área del cerebro responsable del lenguaje (el área de broca) y por eso se puede incluso perder el habla.

Pero, sin embargo, quienes sufren un trauma no suelen ser conscientes de que todas esas reacciones son remanentes del trauma que han vivido. Por eso es necesario dar un enfoque mente-cuerpo para poder aplicar un tratamiento eficaz.

Desde el Instituto de Psicología Espasa explican que:

1476977995_file-unknowEn qué consiste la terapia sensoriomotriz

Este tipo de trabajo consiste en enfocarse, no sólo en la historia desagradable que ha tenido lugar, sino en cómo la vive el afectado y en las respuestas automáticas que han desarrollado.

Para ello, durante la terapia sensoriomotriz se trabaja conjuntamente, como su propio nombre indica, con elementos sensoriales, cognitivos, emocionales e intervenciones físicas. Es decir, se evalúan con el paciente las sensaciones, movimientos voluntarios e involuntarios, las emociones, las posturas, gestos, estados de ánimo, etc., relacionados con el trauma.

Con todo ello se trabaja para que logre variar esas acciones negativas que venía realizando por otras más positivas y adquiera, a su vez, habilidades autorreguladoras que le permitan modificar sus emociones y comportamiento a lo largo de su vida.

if_icon-25-key_314862 ¿Quién es apto a la terapia sensoriomotriz?

Los expertos explican que esta técnica está indicada tanto para adultos como para niños afectados por situaciones de mucho estrés o ansiedad y que no consiguen conceptualizar el problema. También es útil en el tratamiento de problemas de personalidad y dificultades para relacionarse adecuadamente.

No obstante, desde el Instituto Avanza para la innovación en Psicología y Coaching dicen:

definición terapia sensoriomotriz

if_circle-info-more-information-detail-outline-stroke_763457 Más información sobre el trauma y el cuerpo

Para todos aquellos que estéis interesados en profundizar más en este apasionante tema, hay dos libros:

El trauma y el cuerpo: un abordaje sensoriomotriz a la psicoterapia, de 2006.

 Psicoterapia Sensoriomotriz: Intervenciones para el Trauma y el Apego, de 2015.

Libro El trauma y el Cuerpo Libro Psicoterapia Sensoriomotriz intervenciones para el trauma y el apego

Y para saber aún más puedes consultar la página del Instituto de Psicoterapia Sensoriomotriz.

También os dejo un vídeo muy interesante en el que Esther Pérez, graduada en Psicología y Antropología por la UCLA, Máster en Psicología Clínica por la Universidad de Santa Mónica (California) y experta en danza y movimiento, explica muy bien la relación entre el trauma y el cuerpo.

 Y este otro (en inglés) en el que la precursora, Pat Ogden, hace una profunda explicación sobre por qué el estudio exhaustivo del lenguaje corporal de un paciente es importante para observar dónde actúa el trauma en el cerebro y cómo tratarlo.

¿Te ha resultado interesante? Si tienes cualquier información o comentario que creas que puede resultar de utilidad, no dudes en escribirme.  😉

1Comment
  • Dani
    Posted at 10:25h, 28 julio Responder

    Muy interesante, de hecho justo iba pensando en este tema ayer en el avión. Creo que tuve un trauma en una montaña rusa hace unos años y la sensación de despegue y turbulencias me devolvían a esas mismas sensaciones, y bastante desagradables. Un tema curioso, muchas gracias por el artículo.

Post A Comment

Pin It on Pinterest

Shares
Share This